adolescentes y alcohol

adolescentes y alcohol

Buenas Noches, un poco tarde para publicar en el blog pero he visto una noticia que no me he podido resistir a comentar. Esta entrada va a tratar sobre el consumo de alcohol en adolescente y efectos nocivos de esta sustancia.

Habréis escuchado recientemente el caso de una adolescente de 12 años fallecida por una intoxicación de alcohol, sin irnos muy lejos hace apenas 6 meses sucedía lo mismo a una adolescente estadounidense de 20 años fallecía en España por una intoxicación etílica y en el 2017 se volvía a repetir esta situación con una menor de 13 años. Parece que el alcohol es un tema tabú y que hace falta que sucedan desgracias de este tipo para que se aprecie la nocividad de esta sustancia por parte de la población. Pero no, el alcohol es una sustancia depresora del Sistema Nervioso Central (SNC) (lo cual quiere decir que tiene un efecto adormecedor ) ahora y lo ha sido siempre. El problema es que falta información sobre esta sustancia y consecuencias negativas que deriva de su consumo en nuestra sociedad, lo único que se conoce es ese estado de bienestar que produce pero no lo negativo.

En España el consumo de alcohol esta muy integrado en nuestra cultura, se bebe alcohol para la celebración de fin de exámenes, un cumpleaños, para sociabilizarse, por presión social, por baja autoestima, por tristeza,  para ligar, por ruptura, en un bautizo, en una boda,  en una comunión, cuando se sale de trabajar, en el almuerzo o antes de entrar a trabajar, en general esta muy presente a lo largo de nuestro ciclo vital y es por ello que esta tan normalizado en nuestra sociedad. Crecemos y convivimos con su uso en nuestros hogares, en lugares públicos, en locales privados, etc. No hay necesidad de que esto siga siendo así, se puede aprender a sociabilizarse a través de la adquisición de habilidades sociales, al igual que celebrar todas estos eventos sin necesidad de beber alcohol. La sociedad evoluciona en tecnologías, pero no lo hace en costumbres.

Concretamente en el ámbito del ocio y la diversión es donde más presente se encuentra el consumo de alcohol en la población adolescente. Los jóvenes salen e ingieren grandes cantidades de alcohol en un corto período de tiempo, lo que recibe el termino anglosajón Binge Drinking (BD) adaptado al castellano con la etiqueta de Consumo Intensivo de Alcohol (CIA) (Ministerio de Sanidad y Consumo[MSC], 2008). La última nota de prensa comunicada por el ministerio de sanidad, servicios sociales e igualdad social en la que se presentaba la VII Edición sobre la Encuesta sobre el Uso de drogas en Enseñanzas Secundarias en España (ESTUDES 2016-2017) realizada a jóvenes con edades comprendidas entre los 14 y 18 años, refiere que la edad de inicio de consumo de esta sustancia se retrasa situándose en los 14 años.  ¿Qué hacemos con los de 12 o los de 13 años que ya están consumiendo alcohol de forma intensiva?.

No quiero quitar importancia a esta encuesta ya que gracias a ella se conocen datos prevalentes acerca del consumo de sustancias psicoactivas y adicciones comportamentales en adolescentes, aporta datos interesantes para saber cuando empezar a trabajar con los jóvenes en el ámbito de la prevención. Ya que la prevención se inicia dos años antes de la media de la edad de inicio, pero y sino es así y si hay mucha población de 12 y de 13 que están quedando al descubierto y no están recibiendo la prevención que toca a los 10 años. Al igual que también se conoce por esta misma encuesta que las jóvenes lo hacen en mayor medida que los varones, cuando siempre se ha pensado lo contrario. Coincidiendo con que los casos de mortalidad que se han dado por intoxicación alcohólica en los últimos años en los adolescentes ha sido en mujeres.

 

Esta claro que son muchos paréntesis los que quedan por el aire y que por ello es fundamental prestar a los hijos/as la atención que necesitan, esto permite detectar estas situaciones de riesgo, trabajar a tiempo y evitar posibles tragedias, así como el desarrollo de futuras dependencias. La cosa tampoco consiste en que no se pueda beber alcohol, pero siempre y cuando sea un consumo responsable y en las edades permitidas para poder realizarlo. U otros paréntesis como el endurecimiento de la dispensación de esta sustancia. En fin muchas aspectos a tener en cuenta.

El consumo de alcohol afecta en mayor medida en función de si son hombres y mujeres, afectando más a las mujeres porque lo metabolizan de forma más lenta, y son muchas más la características y peligros de los que depende que afecte de una forma u otra así como el peso, la altura, etc. Siempre habrá diferencias de género e individuales, pero una cosa que esta muy clara para ambos géneros es el daño cerebral que produce. El cerebro de un adolescente continua en desarrollo hasta los 21 años concretamente el lóbulo frontal, la parte que nos hace pensar, tomar decisiones, nos proporciona mayor o menor capacidad de resolución de los problemas y esta se ve afectada por el consumo de alcohol. Si se da consumo de alcohol durante estos periodos esta asociado con una formación débil de este lóbulo, generando problemas en la persona a largo plazo. Así como una menor capacidad de resolución de problemas, toma de decisiones, mayor impulsividad, etc.

Cero tolerancia ante estas situaciones aunque la sociedad diga lo contrario. No permitan el consumo intensivo de alcohol en los menores!

Yo me pregunto: ¿Se seguiría realizando el consumo intensivo de alcohol en adolescentes si la sociedad se volcara más en ello? ¿Quizás empezarían mucho más tarde a consumir alcohol  o sería un consumo responsable? ¿Se reducirían problemas de salud asociados a este consumo a largo plazo?.

Espero que os haya gustado, no duden en preguntar ante cualquier duda o en contactar conmigo.

 

 

 

 

 

 

 

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.